Iglesia de Wies, Alemania, 1745-1754

jueves, 14 de octubre de 2010

Manierismo

Invento del Renacimiento italiano, la palabra “maniera” (manera) apareció por primera vez en tratado de Cennino Cennini El libro del arte, hacia 1390. Pero fué Giorgio Vasari quien, en 1550, le dió al término su sentido actual. La expresión “maniera moderna” se refiere a los pintores renacentistas de la segunda generación que, en el siglo XVI, abandonaron la imitación de la naturaleza y los modelos antiguos. Derivada del Latín “manus”(mano), la maniera se refería al estilo de un artista, a sus aptitudes formales particulares.

Se denomina Manierismo al estilo que se desarrolló en Italia en el siglo XVI. Se caracteriza por el uso de modelos muy plásticos, figuras exageradas, a menudo con posturas forzadas, un irreal tratamiento del espacio, con frecuencia de efectos dramáticos, y una aparente elección arbitraria del color. Supone el rechazo del equilibrio y la claridad del renacimiento en busca de composiciones más dramáticas y complejas, y el deseo de efectos más emotivos, de mayor movimiento y contraste. En este aspecto, anticipó el barroco que se desarrollaría hacia el año 1600.
El manierismo no fue una reacción contra los cánones del renacimiento, sino que creció fuera de él, cultivando casi en exceso el estilo con el que la figura humana era tratada por los últimos maestros italianos como Rafael y Miguel Ángel, cuyas obras proporcionaron el impulso para su desarrollo. Así, el Juicio Final (1536-1541, Capilla Sixtina, Vaticano) de Miguel Ángel coincide con la obra de algunos pintores manieristas.
El manierismo constituye un estilo con personalidad propia. Su primera muestra se puede fechar alrededor de 1520, en Roma, de la mano de uno de los discípulos de Rafael llamado Giulio Romano. Los pintores que encabezaban dicho estilo fueron Rosso Fiorentino y Jacopo da Pontormo. Parmigianino, artista del norte de Italia, produjo uno de los ejemplos más notables de la pintura manierista, La Virgen del cuello largo (1534-1540, Galería de los Uffizi, Florencia) caracterizada por la extrema verticalidad de la composición y una ambigua relación espacial. Alumno de Pontormo es Il Bronzino quien aplicó el tratamiento del manierismo al género del retrato y a la pintura alegórica, como en su famosa Alegoría de Venus, Cupido, Locura y Tiempo (c. 1546, National Gallery, Londres).
Entre los arquitectos de este periodo Andrea Palladio fue el más destacado. Formado como cantero en su nativa Vicenza, se convirtió en arquitecto hacia la mitad de su vida. Sus obras más destacadas son una serie de villas en el campo que construyó próximas a Venecia, en el Véneto.
La escultura manierista está representada por el artista italo-flamenco Juan de Bolonia, así como por el virtuoso Benvenuto Cellini (escultor y orfebre) con sus exuberantes creaciones. Una de las primeras aplicaciones del manierismo a las artes decorativas y a la arquitectura se aprecia en la obra de Giulio Romano en el palacio del Tè, Mantua, Italia (c. 1525) y en los planos que Miguel Ángel realizó para la Biblioteca Laurenziana (1524-1559, Florencia), inscritos también dentro del estilo manierista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada